Los libros nudistas

Lecturas al desnudo con el nudismo y el naturismo como temas protagonistas

Verano y libros siempre son una buena combinación. Tiempo de descanso y de lecturas. Y libros que acompañan a los lectores a la piscina, a la montaña o a la playa. Y al llegar a la playa, ¿textil o nudista? Hoy nuestros libros eligen la segunda opción y traemos unos títulos que se desnudan para tratar temas como el nudismo y el naturismo. ¿Te animas a desnudarte?

Ese culo me suena

Las vacaciones de verano en una playa nudista contadas de una manera de lo más natural. Un relato fresco y divertido que radiografía todas las vivencias y curiosidades de una playa nudista. Contada a modo de diario, Piedad Santiago es la autora de Ese culo me suena (Liberman). 

Isa María de la R, la protagonista de la historia, decide marcharse a una playa nudista junto a su familia. Ellos son textiles, pero ese destino sale mucho más económico. Y toca probar y encontrarse con nuevas sensaciones que son relatadas, a pesar de algunas situaciones embarazados, con mucho humor. Si todavía no has ido nunca a una playa nudista, este libro te acercará un poco a lo que te encontrarás cuando vayas. Y si eres nudista, Ese culo me suena te recordará aquellas primeras veces. De lo más recomendable, tanto el nudismo como el libro. 

Las hay tatuadas, oscuras, claras, de piel varicosa, de piel fina y delicada, de piel gruesa y pigmentada, etc. Al fin y al cabo: una orquesta de pitos con sus diferentes tamaños y melodías

'Ese culo me suena'

Origami

Una mirada inocente al naturismo desde los ojos de Rodrigo, un joven que viaja a Brasil para pasar las vacaciones con su padre, con el que no había tenido mucho trato. Una reflexión sobre la libertad y la importancia de aceptarse a uno mismo, sin prejuicios, sin miedos, sin ataduras morales de ningún tipo. Así es Origami (Chiado Editorial), la fresca novela del autor chileno Gabriel González Aránguiz

Un relato contra los estereotipos culturales escrito de manera ágil. El joven protagonista, al llegar a su destino vacacional, descubre que su padre es el encargado de administrar un centro naturista. Lo que principalmente le supuso una auténtica conmoción, al final acaba siendo una simple anécdota. Aquellos prejuicios iniciales dan paso a la aceptación como normalidad de una situación que no debería asustar a nadie a estas alturas. 

Me asombraba que estando desnudo no me importaba la desnudez de los demás, aunque miraba el cuerpo entero de las chicas, ya no les miraba maliciosamente las partes íntimas

'Origami'
Por: J. Berto/María Vila
Fecha: 13-08-2018