Rubén Guerrero: "'Nosotras' no es una batalla de géneros"

Está a punto de publicar 'Nosotras', libro que reivindica el papel de la mujer en el deporte. ¿Un hombre escribe sobre mujeres? "Lo importante es que no condicionemos las historias por el género", sentencia el periodista y director de MÁS LEER

Entrevistar a un periodista (y escritor) no es sencillo. Y mucho menos si la persona en cuestión es el director del medio de comunicación donde se va a publicar. 

Esta entrevista a Rubén Guerrero, director del periódico digital cultural sobre libros y escritores MÁS LEER no es puro márquetin y promoción del libro que está por venir. Más bien es una excusa para hablar de muchas otras cosas.

Nosotras, que es el título de la obra que pronto verá la luz, da pie para hablar del olvidado deporte femenino. Y también sobre política, sobre el lenguaje, sobre el machismo...

Este libro -el séptimo que lleva la firma de Rubén Guerrero- sirve para mostrar las dificultades de las mujeres para romper ese manido techo de cristal del que tanto se habla y contra el que tan poco se actúa realmente. 

Pero no queda ahí la cosa. Por hablar, incluso permite hacerlo de la difícil labor de escribir, ya se trate de libros o de periodismo cultural.

De eso sabe mucho, por ejemplo, Máxim Huerta, el flamante ministro de Cultura y Deporte, que tiene su sitio en esta particular entrevista. Y sí, Pedro Sánchez, el nuevo presidente del Gobierno de España está presente igualmente. 

- ¿Por qué un libro como Nosotras?

Por la desigualdad e invisibilidad que sufre la mujer en el deporte. Es muy injusto el tratamiento que recibe y hay que levantar la voz contra ello.

 - Habrá quien diga que, como siempre, es un hombre quien cuenta la historia de las mujeres...

Las mujeres son las que escriben a diario la historia y somos los hombres los que nos empeñamos en ponerle borrones, arrancar páginas o cambiar el guión para no reconocer el papel que tienen en la actual sociedad. Da igual quien lo cuente. Eso es lo de menos. Lo importante es que no condicionemos las historias por el género. 

- Por si hay quien lo puede llegar a pensar, ¿es Nosotras un libro machista?

Todo lo contrario. Habrá voces que dirán que es feminista, pero este libro no es una batalla de géneros. Es un libro protagonizado en exclusiva por mujeres, pero para hombres y mujeres. Es una historia de personas que no cuentan con las mismas oportunidades que otras. 

- Es periodista, con experiencia en la parcela deportiva. ¿Cuál es el pecado de las mujeres para no tener relevancia?

Haber heredado un legado machista y vivir en una sociedad patriarcal. Y además del pecado, en muchos casos también hay que contar con la penitencia que supone el miedo que tienen muchos hombres a que una mujer lo pueda hacer mejor que ellos a nivel directivo, técnico o competitivo. 

- Quizás haya aires de cambio. El fútbol femenino, por ejemplo, parece que se está abriendo un hueco...

Ojalá fuese así, pero creo que todavía hay un largo camino. Es cierto que se ha dado algún pasito hacia adelante en cuestión de visibilidad, pero la brecha salarial existente es tremenda. Todavía quedan muchos techos de cristal por derribar. Mientras que al hombre se le valora por sus éxitos, a la mujer que está vinculada al mundo del fútbol se le juzga por otras cuestiones. El fútbol sigue siendo un reflejo de la sociedad y hay mucho machismo. Y en comparación con otras ligas como la estadounidense o la inglesa, España está a años luz de distancia. En otros países hay cultura deportiva. Aquí nuestra cultura deportiva es de fútbol masculino, de Madrid y Barcelona, de Ronaldo y Messi. Si ya en el fútbol masculino hay equipos y jugadores que son invisibles aun estando en Primera División, imagínate el fútbol femenino... 

Es un libro protagonizado en exclusiva por mujeres, pero para hombres y mujeres. Es una historia de personas que no cuentan con las mismas oportunidades que otras. 

by Rubén Guerrero

Un profesor que tuve de Lengua y Literatura siempre decía aquello de que la palabra perro no muerde. Somos las personas las que damos bocados utilizando el lenguaje.

by Rubén Guerrero

- Hay quien dice que el lenguaje forma parte de la falta de visibilidad de la mujer. ¿Es partidario de las @ y del nosotros y nosotras?

El lenguaje es sexista y tiene también una cuota de culpa en la desigualdad, pero de ahí a fabricar e inventarnos nuevos términos para adaptarlos a cada género hay una gran diferencia. El deporte no puede ser la deporta cuando hablemos en femenino. Ni la portería ser el porterío. Un profesor que tuve de Lengua y Literatura siempre decía aquello de que la palabra perro no muerde. Somos las personas las que damos bocados utilizando el lenguaje. Yo soy partidario de dar su sitio a la mujer. Y si en una noticia aparece acompañada de varios hombres, no hay que hacerla pasar por uno más. De nada sirven emplear las @ y el nosotros y nosotras si después no somos capaces de eliminar las actitudes sexistas en los medios y en la sociedad. 

- Volvamos al libro. ¿Por qué no hay que leerlo?

Porque va a avergonzar a esas instituciones y políticos que dicen que apuestan por la paridad y la igualdad cuando todo es mentira. Porque también le va a sacar los colores a todos esos medios que utilizan a la mujer deportista para ganar visitas fáciles con connotaciones sexistas. El físico, las relaciones personales o la condición sexual nunca pueden estar por encima de los resultados. Tampoco es un libro aconsejable para aquellos deportistas masculinos que miran por encima del hombro a la mujer deportista. Desde ya pueden empezar si desean a criticar el libro. 

- Y ahora al contrario. ¿Por qué hay que leerlo? 

Por la pasión y amor al deporte que desprenden sus protagonistas. Por las emociones que vamos a sentir. Por sumarnos a la lucha por la igualdad y la visibilidad de la mujer en el mundo del deporte. Por encontrarnos con mujeres valientes que se enfrentan con una sonrisa al cáncer o a la bulimia. Por acompañar a auténticas embajadoras de sus deportes en la búsqueda de valores y educación. Por disfrutar de los éxitos que consiguen y acompañarlas en los fracasos. Por vivir la pureza del deporte.  

- ¿Qué espera conseguir con el libro?

Me gustaría aportar con Nosotras un granito de arena en la lucha por la visibilidad y la igualdad del deporte femenino. Ojalá el libro pueda agitar conciencias y despertar a mucha gente que permanece pasiva ante la desigualdad. Espero que sirva como reflexión y suponga un pequeño punto de inflexión para ciertas instituciones, federaciones y políticos. 

- El libro, incluso antes de ver la luz, está llamando la atención de las redes sociales y diferentes medios. ¿Ha tenido algún tipo de ayuda para su publicación?

Ninguna. De momento camino en solitario. He tocado algunas puertas de instituciones y empresas, pero por ahora nadie ha dicho adelante. Presenté el proyecto en varias editoriales y la respuesta fue similar en casi todos los casos: el tema es interesante, está bien contado, pero tenemos otros libros por delante. Estoy convencido de que si el libro se titulase Nosotros estaríamos hablando de otra cosa. Antes de empezar ya sabía que me iba a encontrar con estos obstáculos. Pero esto, me motiva todavía más. Me siento mucho más identificado con las protagonistas de las historias que aparecen en el libro. Ellas, sin apenas recursos, siguen compitiendo y disfrutando de sus deportes. No arrojan la toalla a pesar de no contar con las mismas oportunidades que el deporte masculino. Sus historias no pueden quedar guardadas en un cajón. Y aunque una campaña de crowdfunding que inicié no ha contado con ningún apoyo y nadie se ha implicado por ahora en lo económico con el proyecto, Nosotras va a salir adelante. Y ojalá tenga el recorrido que merecen sus protagonistas. Afortunadamente, no todo el mundo se pone la venda ante la desigualdad que existe en el deporte femenino y, antes del lanzamiento del libro, estoy contando con el respaldo de algunos medios de comunicación y de plataformas y organizaciones como Mujeres en Igualdad, Generando Igualdad o Ellas son de aquí. Siempre he pensado que la voluntad y ganas de colaborar mueven más montañas que el dinero. 

Ojalá el libro pueda agitar conciencias y despertar a mucha gente que permanece pasiva ante la desigualdad.

by Rubén Guerrero

- ¿Su deporte preferido?

Soy un apasionado de las Olimpiadas, de los Mundiales, de los campeonatos de Europa... No puedo elegir solo uno. Individuales o por equipos. Me gustan casi todos. Tengo recuerdos de las Olimpiadas de Seúl y solo tenía 7 años. Todavía tengo varias cintas de vídeo guardadas de los Juegos de Barcelona. Lo grababa todo. Y me lo volvía a poner una y otra vez. En Atlanta recuerdo que había una verbena de varios días en mi barriada. Mis amigos me llamaban para ir y yo me inventaba excusas porque quería ver las pruebas de atletismo o las series clasificatorias de natación. Mi sueño es poder estar en unos Juegos Olímpicos. Lo que sí tengo claro es que cada vez me gusta un poco menos el fútbol masculino. Se lo están cargando. No es normal el dinero que mueve. Está perdiendo muchos valores por el camino. No se cuida el fútbol base. Lo que importa son los millones. 

- ¿Y su deportista?

Cualquiera que gane y llore en silencio, que defienda con humildad y honradez su deporte.

- Imagine que tiene delante al ministro de Cultura y Deporte, Màxim Huerta. ¿Qué le diría?

En el capítulo deportivo, que se ponga pronto las pilas y espabile, que tiene mucho trabajo por delante, empezando por dejar de odiar el deporte y por una ley del deporte que no ningunee ni discrimine a la mujer. A día de hoy, a la mujer deportista se le sigue sin reconocer su situación laboral. La ley del deporte se olvida por completo de la mujer. Y con humo y palabrería barata no se cambia la legislación existente. La profesionalización es el primer paso para reducir la desigualdad existente. 

En relación a la cultura, que no deje en fuera de juego a todas aquellas personas, asociaciones, empresas y medios que apuestan por la difusión de la cultura y el mundo de los libros. Tiene un gran recorrido en este campo y ojalá aplique sus conocimientos y las deficiencias que haya podido detectar para que la gente de la cultura sea respetada y valorada.   

- ¿Y al nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez?

Siempre he huido de la clase política. Me da pánico la gente que dice una cosa y después hace otra. Tanto el nuevo presidente, como el anterior, como el que venga en un futuro. Si no son capaces de alinear sus pensamientos con la forma de actuar, ¿cómo van a ser capaces de mirar por el bien común? Ya que, al igual que el resto de la clase política, va a hacer lo que le venga en gana, que al menos permita la pluralidad informativa en Televisión Española y que se lea Nosotras. 

- La última se la dejo a usted. Diga lo que quiera...

Más leer. Que no le tengamos miedos a los libros. En estos tiempos necesitamos mentes despiertas y actitudes críticas. Tenemos que exigir y reivindicar desde el conocimiento. No nos podemos olvidar de leer. 

Al ministro de Deporte le diría que la ley del deporte se olvida por completo de la mujer. Y con humo y palabrería barata no se cambia la legislación. La profesionalización es el primer paso para reducir la desigualdad. 

by Rubén Guerrero

A Pedro Sánchez le diría que ya que, al igual que el resto de la clase política, va a hacer lo que le venga en gana, que al menos permita la pluralidad informativa en Televisión Española y que se lea Nosotras. 

by Rubén Guerrero
Por: C.A.C.
Fecha: 08-06-2018