Pablo J. Conellie y Mabel Lozano, autores de PornoXplotación

Pornoxplotación, una vacuna de conciencia contra el virus de la pornografía

Mabel Lozano y Pablo J. Conellie son los autores de un libro que denuncia la explotación y los abusos del mundo del porno

Tras retratar a la mafia que maneja el mundo de la prostitución en El proxeneta —una historia real sobre el negocio del tráfico de mujeres— Mabel Lozano regresa con un nuevo libro de denuncia social para concienciarnos sobre otro negocio oscuro como es la pornografía. La productora, guionista y directora de cine ha firmado este nuevo gran trabajo de investigación —PornoXplotación (Alrevés)— junto a Pablo J. Conellie, policía experto en la trata y explotación de personas. 

Los animales ya están muertos cuando se les exhibe en una carnicería, si no, no sería fácil... Así me sentí ese primer día: abierta en canal y observada como un pedazo de carne colgado de un gancho metálico en un mercado

PornoXplotación

Actrices y actores pornos, activistas que trabajan en organizaciones que ayudan a las mujeres prostituidas, adictos al porno, y padres de jóvenes que han sido explotadas y ciberacosadas forman parte de un libro más que necesario para que tomemos conciencia y nos sensibilicemos con la realidad de lo que pretenden maquillar como entretenimiento para adultos cuando las estadísticas indican que cada vez se comienza a consumir porno a edades más tempranas. 

Menores de países pobres a los que se los obliga a jugar con su cuerpo delante de la cámara mientras, al otro de la misma, hombres de todo el mundo también desnudos detallan a los niños cómo deben ser sus tocamientos

PornoXplotación

Los testimonios que ofrece pornoXplotación son reveladores y, en la mayoría de los casos, sobrecogedores. Es espantoso todo lo que se mueve detrás del porno: coacciones, violencia, drogas, falta de profilaxis, ausencia total de analíticas para prevenir enfermedades de transmisión sexual, abusos, pagos en especias, prácticas sexuales muy alejadas de lo acordado... Un negocio del que viven sólo unos cuantos mientras explotan y abusan de un gran número de personas. 

Y todo esto en lo que respecta a los participantes de este gran circo sexual de los horrores. Detrás de la pantalla del ordenador, internautas cada vez más jóvenes, niños que crecen con unos estereotipos sexuales que se alejan de la realidad. Jóvenes y adultos que acaban siendo presas de una adicción que les cuesta mucho dinero y repercusiones sociales. Un virus —el porno—, como se indica en el libro, del que es muy difícil recuperarse. Una dependencia que te acaba atando a una industria llena de mafiosos y explotadores. 

Así comienza...

El semen me entró en los ojos y por la nariz. Me atraganté, estuve a punto de vomitar varias veces, pero Luci me hacía gestos para que continuase. Yo quería parar, movía mi mano izquierda para indicarlo; la derecha estaba agarrada fuertemente al miembro del hombre, como si fuera un mástil, para seguir con la masturbación, pero, también, para hacer un poco de fuerza y que aquella mamporrera no me introdujera el pene en el fondo de mi garganta. Si eso ocurría, pasaría de las náuseas a perder el conocimiento. El gesto de mi mano era claro: «¡No voy a seguir!»

Comprar libro 'PornoXplotación'

Por: María Vila
Fecha: 12-11-2020